Muralla y La Judería de Segovia

Fotos realizadas en 2016

Fotos de La Muralla y La Judería de Segovia

La Muralla de Segovia tiene su origen desde la época romana en el siglo III d.C. Aunque investigadores del siglo XXI, afirman que es de la época celtíbera, durante la Segunda Edad del Hierro.

El perímetro amurallado, de casi 3 Km, se adapta a la topografía del terreno, muy escarpado en algunos lugares. Su espesor alcanza en muchos casos hasta 2,5 m y su altura media es de 9,5 m. El lado oriental se abre al Valle del río Clamores y sobre el tramo occidental, el que mira hacia el Valle del Eresma, se sitúa el vértice en forma de proa del Alcázar.

Segovia, Ávila y Lugo, son las capitales de provincia que conservan completa su muralla. Segovia es la que tiene mayor perímetro amurallado.

Tras la conquista cristiana en el siglo XI, en tiempos del rey castellano-leonés Alfonso VI, fue reforzada. En los siglos XII y XIII, el recinto amurallado sirvió para defender Segovia de los musulmanes, almorávides y almohades norteafricanos. Posteriormente tuvo su función defensiva, en las guerras civiles de Castilla, durante los reinados de Juan II, Enrique IV y los primeros años de Isabel la Católica.

Muralla Oriental – Ronda de Don Juan II

Segovia Muralla lado oriental ronda de Don Juan II y Catedral 11

Hasta aproximadamente el siglo XV, la cerca será ampliada y reforzada continuamente. A mediados del XV siglo, dejó de tener función militar y defensiva, y se comenzó a quitar piedras y arena para otras obras. Hasta tal punto, que el rey Enrique IV prohibió estas prácticas con el fin de evitar los posibles derrumbamientos.

Durante el siglo XVI, se construyeron viviendas adosadas a la muralla y sobre ella. A partir del siglo XVII, las puertas y sus labores de portazgo se abandonaron.

En el siglo XIX, la muralla impedía el desarrollo urbano y comenzó su demolición, cuyas obras absorbieron en gran medida el trabajo de muchos campesinos y obreros urbanos que carecían de trabajo estable. Se derribaron varias puertas y postigos y los lienzos adyacentes.

En el siglo XX, se comienza a valorar el legado histórico-artístico en España. En 1941, el casco antiguo segoviano, del interior de la muralla es declarado Conjunto Histórico-Artístico. El recinto amurallado y el Acueducto fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por La UNESCO.

Postigo de La Luna

Segovia Muralla postigo de la Luna Paseo Salon Isabel II 01

El Postigo de La Luna tiene varias denominaciones, como Postigo de San Martín, por la cercanía a la Iglesia de San Martín. El nombre de Postigo del Rastro, se debe a que antiguamente se llevaba a cabo el comercio de despojos o rastros de los corderos sacrificados en la Judería. Actualmente es el Paseo del Salón de Isabel II.

La Judería – Barrio Judío

Segovia calle en Barrio de la Juderia 03

La Judería de Segovia fue un barrio habitado por la comunidad hebrea desde el siglo XII, y hasta su expulsión, por el Edicto de Granada promulgado por los Reyes Católicos en 1492.

Está ubicada al Sur de la ciudad, entre la antigua Sinagoga Mayor y las calles de Judería Vieja, Santa Ana, el Rastrillo, plazuela y calle del Socorro, Judería Nueva y Almuzara. Su cementerio se encuentra en El Pinarillo, al otro lado del río Clamores.
Dentro de la judería se encuentran: la puerta de muralla de San Andrés, el postigo del Sol y el Paseo del Salón de Isabel II.

Puerta de San Andrés

Segovia Puerta de San Andres de la Muralla 02

Los materiales utilizados de los muros son de: piedra caliza, mampostería, ladrillos; y para reforzar la base de los cimientos, sillares de granito.

En el siglo XVI, la muralla llegó a tener un total de trece accesos: cinco puertas, de las cuales se conservan tres; ocho postigos y portillos (cuatro de ellos desaparecidos). Tenían una función fiscal como el cobro de portazgos a personas y mercancías, quedan en pie todavía las de San Andrés, Santiago y San Cebrián, mientras que las de San Juan y San Martín desaparecieron.

La Puerta de San Andrés se llamaba el Arco del Socorro, por tener un camarín con la Virgen del Socorro en su cara interior. Es la más monumental de las tres que se han conservado. En el antiguo cuerpo de guardia, se ha instalado el Centro de Interpretación de la Muralla. La construcción que vemos hoy, es de finales del siglo XV y comienzos del XVI.

Por ella se entraba a la aljama o Judería, desde las tenerías, huertos del Valle del Clamores y los arrabales. El arco cuenta con una torre a cada lado, que están unidas a la muralla. Una torre es poligonal y la otra cuadrada. Ambas conservan las almenas y los merlones de estilo mudéjar.

Los cubos de la muralla se denominan asi a los torreones de planta circular, y las torres a las de planta cuadrada o rectangular. En la actualidad quedan en pie 80 de ambos tipos de fortificaciones.

Postigo del Sol

Segovia Muralla Paseo del Salon de Isabel II Postigo o puerta del Sol 10

De los viejos postigos que servían solamente para el tránsito de personas, quedan todavía los Postigos de San Juan de los Caballeros; del Consuelo o Santa Columba; de La Luna o del Rastro; del Sol o de San Miguel; de los Coroneles o del Corpus Christi.

Los que ya no existen son los postigos del: Obispo, del Alcázar, de La Fuente Cercada, y de San Matías o Picado.

El Postigo del Sol se encuentra a 250 m de la Puerta de San Andrés. Este acceso ha tomado varios nombres como: Puerta de la Judería, Postigo de los Judíos, de San Miguel, de los Coroneles, o del Corpus Christi. A través de sus escaleras, nos lleva al antiguo barrio judío.

El Postigo del Sol esta adosado a la cabecera de la antigua Sinagoga Mayor, actual Iglesia del Corpus Christi. Fue demolido en 1864, siendo reconstruido en el año 1993.

Paseo del Salón de Isabel II

Segovia Muralla Paseo del Salon de Isabel II 04

El Salón comienza a cobrar su aspecto actual a finales del siglo XIII, cuando surje la Sociedad Económica Segoviana de Amigos del País. Era una de las instituciones importantes y benefactoras que tuvo la ciudad. Entonces se comienza a remodelar la ladera del Rastro (el Rastro es montículo de tierra adosado a la muralla, donde en siglos anteriores se descuartizaban los corderos para su consumo). Allí mismo, se vendían los despojos y los rastros de estos animales, de ahí el nombre. Fue demolido y en 1995 se reconstruyó.

El Rastro comenzó a llamarse «Salón de Isabel II» en 1835, en homenaje a la nueva reina, que cumplía los cinco años de edad. Por aquel entonces era una zona arbolada, pero sin las dimensiones actuales.

Segovia

Compartir en: